¿Qué está pasando?



La crueldad hacia los animales comprende una gama de comportamientos que causan dolor innecesario o estrés al animal. Los mismos van desde la negligencia en los cuidados básicos hasta el asesinato malicioso. Existen dos tipos de crueldad animal, el maltrato directo, que consta de la falta intencional en proporcionar los cuidados básicos, la tortura, la mutilación o el asesinato de un animal, y el maltrato indirecto. Este abuso innecesario se ha convertido en un problema social de gran dimensión. El abandono. Mantenerlos en instalaciones indebidas desde el punto de vista higiénico-sanitario o inadecuadas para la practica de los cuidados y la atención necesarios de acuerdo con sus necesidades etnológicas, según raza y especie. Practicarles mutilaciones, excepto las controladas por los veterinarios en caso de necesidad, o por exigencia funcional. No facilitarles la alimentación necesaria para su normal desarrollo. Hacer donación de los mismos como premio, reclamo publicitario, recompensa o regalo de compensación por otras adquisiciones de naturaleza distinta a la transacción onerosa de animales. Venderlos a laboratorios o clínicas sin el cumplimiento de las garantías previstas en la normativa vigente. Venderlos a menores de catorce años y a incapacitados sin la autorización de quienes tengan su patria potestad o custodia. Ejercer su venta ambulante. Suministrarles alimentos que contengan sustancias que puedan causarles sufrimientos o daños innecesarios. Golpearlos brutalmente para causar un daño psicológico en otra persona... Podéis ver este vídeo para daros cuenta de lo serio que es.
Puedes enterarte de todo y ayudarnos siguiendonos en Twitter, haciendo clic aquí.